El director Julio Fraga, que acaba de estrenar en el Festival de Cine de Málaga su largometraje Seis y medio, nos habla de La Grieta, un proyecto que le ilusiona por la libertad que supone para él experimentar en un campo diferente al de los cortos o las obras de teatro que ha dirigido. Con un lenguaje transmedia, esta historia le permite llegar a un público diferente que tendrá la oportunidad de elegir entre los seis finales distintos que propone. “Tengo muchos proyectos futuros pero ahora mi mente está en La Grieta, entre animales salvajes“, nos cuenta.

-Se podría decir de ti que eres un animal escénico, un apasionado del teatro y el cine. ¿Qué te convenció de La Grieta para ponerte al frente de una webserie, un proyecto en un formato totalmente distinto al que estabas acostumbrado?

Yo me considero un contador de historias, un soñador de cuentos, y un narrador de pensamientos y La Grieta tiene un poco de todo esto. Tiene una buena historia, es un cuento de suspense y nos hace pensar y reflexionar, con lo cual convencerme fue muy fácil. Con respecto al formato, me apetecía mucho una webserie, lanzarme al mundo de internet y saber de su respuesta, mi experiencia en los cortometrajes me dieron la práctica del rodaje, pero la estructura de 6 capítulos y un epílogo era nuevo para mí, el resultado ha sido muy apasionante.

-Es imposible ver aquí la reacción del público, algo a lo que para bien y para mal os enfrentáis de forma directa en el teatro. No hay aplausos en la red. ¿Qué tuvisteis a cambio? ¿Cómo medir si la obra funciona o no?

Eso es lo mas duro quizás, pero un “me gusta” es el aplauso de internet, y los comentarios que nos han dejado en Facebook, Twitter y en la web de la serie han sido otro tipo de aplausos. Lo más importante, las felicitaciones por la calle también son aplausos, quizás más meditados, porque no son inmediatos, pero de alguna forma por eso son más sinceros.

-El proyecto tuvo buena acogida entre los críticos y además fue premiada en festivales de prestigio como el Asecan. ¿Qué suponen los premios para ti y para esta obra?

Los premios conseguidos son otras formas de aplausos, son los aplausos de los compañeros de profesión. Para mí supuso una recompensa al trabajo de todo el equipo y la satisfacción de poder decir “ha merecido la pena”. Para la serie supone el comienzo de un nuevo proyecto transmedia que nos va a llevar a seguir trabajado sobre esta idea, que el proyecto continúe vivo y luchando sobre nuevos medios para llegar a otro público.

-Como nos cuentas, después de la webserie decidís seguir ampliando el universo de La Grieta, ahora sí en el teatro. ¿Cómo continúa la historia de Tomás, Nico y Lucía?

Los personajes de La Grieta tienen nombres pero son anónimos. Me explico, cada uno de nosotros podemos tener un poco de cada uno de los personajes, según las circunstancias en las que nos encontremos, y es aquí donde reside el juego que ofrecemos, es siempre la misma baraja de carta para diferentes juegos. Ahora en el teatro habrá nuevas situaciones y nuevas reacciones pero la baraja se llama Tomás, Nico y Lucía, es la misma.

Julio Fraga-lagrieta

-Hay una moraleja detrás de la obra que cada espectador puede llevar a su terreno, y es la forma en que reaccionamos cuando nos enfrentamos a una amenaza. ¿Qué pretende transmitir este proyecto a través de las diferentes piezas que está compuesto?

Este proyecto pretende llevar a un espectador activo a ser partícipe de una obra que no tiene una estructura normal y que sea el espectador quien vaya seleccionando sus diferentes versiones para interpretar la pieza con 6 finales distintos a gusto del espectador. No hay moraleja, la moraleja te la pones tú.

-Además de la webserie y el espectáculo teatral que se estrena en otoño, estáis lanzando varias piezas audiovisuales intermedias. Es una obra mayor y muy ambiciosa, ¿cómo se conecta todo eso y de qué forma se consigue que el público no se pierda entre los múltiples caminos que llevan a La Grieta?

Para mí el proceso tiene forma de esfera, entres por donde entres siempre vas a girar dentro de ella, la grieta es así. En cada capítulo de la webserie, en cada producto audiovisual y en la obra teatral puedes empezar a verla por donde quieras pero vas a llegar siempre al mismo estado, el estado de reflexión.

-La Grieta busca patrocinadores. ¿Cómo convencerías al público para formar parte activa del proyecto a través de los diversos tipos de patrocinio posibles?

Todo aquel que tenga dinero para invertir en cualquier proyecto cultural está apostando por un futuro mejor en su país, y si además apuesta por nuestro proyecto, La Grieta, está apostando por un ciudadano que va a pensar a partir de la reflexión activa.

-Hay pocos proyectos así en España e imagino que para un director la responsabilidad es mayor. ¿Te fijas en algunas ideas parecidas de fuera o prefieres experimentar?

Prefiero experimentar y volar por la incertidumbre, me apasiona el vértigo, eso sí, con la responsabilidad necesaria para que los productos lleguen a buen puerto.

-A nivel creativo, ¿qué te aporta dirigir un proyecto así?

Me aporta la experiencia de aprender a ver los proyectos creativos futuros desde todos los puntos posibles del prisma por donde se puede mirar, y eso es ganar en libertad creativa.

-Al ser un proyecto que sigue creciendo, aún no tiene un final cerrado, ¿cómo es el trabajo con los guionistas Gracia y Juan Alberto?,¿Y el papel de los actores?

Gracia y Juan Alberto, como personas de teatro, saben que los guiones sólo se cierran en el escenario y es muy fácil trabajar con ellos, desde la primera versión hasta la actual hemos ido poco a poco buscando la versión idónea para la puesta en escena, ahora queda la fase final con los actores y hacer también partícipes a los guionistas para que resulte la última versión, la del estreno. Los actores son partícipes del texto final, son los que van a defenderlo ante el público, y muchas veces vamos a dejarles redondear el guión final.

-Hay directores que siempre te han influenciado. Están Woody Allen, Lars Von Trier, Bergman… ¿Están de alguna forma en La Grieta?

Un poco de todos y de ninguno, obviamente somos creadores a partir de sensaciones vividas como espectador, hay de los tres, pero también de Hitchcok , Kubrick, Brecht y Koltès.

-Hace poquísimo has estrenado en el Festival de Málaga tu largometraje Seis y medio, que ha tenido muy buena acogida. ¿Cuáles son tus proyectos futuros?

Sí, estamos muy contentos por la acogida y la repercusión que ha tenido Seis y medio en el Festival de Cine Español de Málaga, al igual que La Grieta es un guión que también lleva a la reflexión, en este caso sobre el amor. Tengo muchos proyectos futuros pero ahora mi mente está en La Grieta, entre animales salvajes, el espectáculo de teatro.